7 de mayo de 2010

De que Palamede si è stato l'inventor degli scacchi

A pesar de que en 1690 Severino, en Nápoles, titulaba una de sus obras Dell'antica pettia overo che Palamede non è stato l'inventor degli scacchi, en el excelentemente informado manuscrito del XIX que manejo estos días se cuenta que la tradición de juristas habían asumido tal hecho como cierto. Visto que hoy se ha deslegitimado esta hipótesis en lo que al ajedrez se refiere, prefiriendo asociarse el petteia a una forma anterior, helénica, de ludus latrucolurum, ha de ser interesante para quien quiera escarbar en la genealogía historiográfica del ajedrez y en la historia a secas de los juegos de mesa clásicos la nómina de autores que en él se mencionan. Vaya esta pétite bibliographie para David Vivancos Allepuz, recientemente conocido, que cuando leyó la entrada del biologismo del Padre las Casas no dudó en relacionarlo con Cesare Lombroso, criminólogo positivista de primeros de siglo. David Vivancos, además de ser ajedrecista, ha coordinado un libro de 12 cuentos hispánicos de ajedrez vinculados a otras tantas partidas; un libro que no hemos leído y recomendamos con la certeza de que de haberlo leído lo recomendaríamos también. Lo que no recomendamos es cenar con extraterrestres. En el libro se mueven Arreola, Anderson Imbert, Rodolfo Walsh y el mismo David.

Aunque lo parezca, no hemos aprendido hoy a usar los enlaces ni tampoco a citarnos; ni a hablar con el plural impersonal. Somos más jóvenes cada día. Envejecer es imposible.

Dice mi manuscrito:

Alejandro de Alejandro, lib IIIº de genial cap. XXI; Tomás Accio, en su tratado de Ludo Scaccorum; Torcuato Taso, en su Thorneo del gioco; Cristóbal Suárez de Figueroa, Plaza universal de todas las ciencias; Casiodoro Magno, epístola XXXI, lib. VIII; San Gregorio Nazareno, ora. III; la Mitología; Meursio; Daniel Sotero; todos los autores que en los tratados de leyes hablan del juego, y la común opinión de los antiguos afirman que el griego Palamedes, hijo de Nauplio, rey de la isla de Eubea, fue quien inventó el ajedrez y el tablero en que se juega, durante el sitio de Troya, para que sus soldados no estuviesen ociosos o mal entretenidos, siendo él el primero en darles ejemplo jugando con Tersites.

2 comentarios:

David dijo...

Nos provoca sonrojo (no de vergüenza, se entiende, sino de pudor) tanto el haber sido citados en su erudito blog como el ver reproducido nuestro humilde nombre junto al del bravo Palamedes ;-)

¡Gracias, maestro!

Juan Escourido-Muriel dijo...

jajajajajaja

Bueno, no soy tal maestro. Y seguro que vuelves a salir en breve, a propósito de un cuento "ingenioso en la trama, entretenido en la disposición y honesto y agradable en el estilo" Es un anónimo e inédito del XIX escrito a lo divino. Aunque se trata de un a lo divino heterodoxo: sus divinidades no se restringen a un cuerpo teólogico particular, confluyen los referentes de diferentes olimpos en torno al tablero. Tal vez para una segunda entrega de cuentos de ajedrez te apetezca incluirlo en la nómina.

Abrazos David